Imprimir

LGIM0192Cuando las visitas son sin aviso, a veces resultan mejor, y así resultó la visita al Criadero Doña Dominga, en la Viña Casa Silva, donde el tres veces tercer campeón tiene su centro de operaciones, trabaja feliz, junto a un grupo de personas dedicados a los caballos, actividad que nuestro amigo Lucho enfrenta con gran dedicación, siempre cerca de los caballos en El Criadero Santa Isabel, como petiesero Vista Volcán como jinete, su primera gran victoria junto a Eugenio Navarrete, en Ganchito Espectacular y Venenoso , luego Claro de Luna, el encuentro con su actual compañero Diego Pacheco, con quien obtuvo sus otros logros importante, también estuvo trabajando junto a César Moraga, de quien aprendió algunas lecciones que le han servido mucho en su actual trabajo en El Criadero Doña Dominga , en el que ha participado activamente en su creación junto a la familia Silva.

Conociendo a Luis Huenchul, un tipo alegre, acampado, buen amigo, su entorno laboral era como lo imaginaba, harta pega, porque son hartos los mancos que hay en las pesebreras, y a los que que hay que atender, me presentó a sus colaboradores Manuel Medina, Ángelo Carrasco, y según Lucho el más avisado de todos, su tocayo Luis Pavez, "El Rinso", un chiquillo de por el lado de Polonia. El que me acompañó a echarle una mirada a los caballos corraleros y poleros, con estos últimos dijo estar trabajando.

La actividad en ningún momento se detiene y comenzamos la conversa con Luis Huenchul al ritmo del trabajo, ya que una visita de esta naturaleza, no tiene que detener el proceso iniciado pasadito las siete de la mañana, así es el diario vivir del Doña Dominga, ¿ Y... Luchito cómo se ha ido haciendo las cosas para la temporada que viene? "Es otra temporada nueva, estamos con caballos nuevos, se van a correr dos potros que son de acá del Criadero, que son el Renuncio con el Frescor, los que corro con Diego Pacheco, son los más firmes, y hay otras colleras que esperamos anden bien como el Rastrojero y Patroncito, la Promesa y Cuarzo, que correremos con Gonzalo Silva.

¿Cómo está el ánimo para lo que viene? "El ánimo siempre es bueno, estando el ánimo bueno, lo demás se va dando todo solo pu Iñor, así que estamos con hartas ganas, deseosos que parta la temporada, y comenzar a juntar los puntos, para llegar los más arriba posible con mis compañeros, ojalá podamos ir a algunos rodeos fuera de casa, como el del Bicentenario, porque seguro que allí estarán las mejores colleras, con las que uno se encuentra después en los Clasificatorios y en Rancagua"."Estaremos otro año más los mismo jinetes en Doña Dominga, eso es muy bueno, porque nos conocemos mucho, y en esto nunca se sabe cuándo las cosas llegan".

¿Cuál es el balance de su estadía en el Criadero Doña Dominga? "Yo creo que es muy positivo, tenemos todas las condiciones para trabajar, hay de todo, sólo hay que tener las ganas de trabajar, tenemos el apoyo de la familia Silva cien por ciento. Acá todo se toma con calma, ya sea en Rodeo, ya sea en el Polo o en la Equitación , y bueno la familia Silva es una disfrutadora del Caballo, en general, y entonces nosotros somos los que tenemos que mantener esto bien , para ellos estén felices y así la pasamos todos bien en realidad".

¿Ha costado adaptarse a vivir lejos de la tierra sureña? "Yo creo que el hombre que le gusta el caballo, estando al lado de uno se va a acostumbrar en cualquier parte, y sobre todo a mí que en la Asociación Colchagua me han recibido muy bien, hay muchos amigos, me tienen mucho cariño, yo los respeto y estimo mucho a ellos también, estoy muy agradecido del Corral y de todos los amigos. Uno no se olvida de su tierra, pero acá tengo todo, mi familia, mi casa, mi trabajo y una gran cantidad de amigos, entre los cuales está la familia Silva,

¿Cómo se ve en estos momentos como jinete y arreglador? "Creo que uno nunca termina de aprender, siempre uno se fija en los buenos jinetes, hay hartos a los cuales mirar, yo por ejemplo tuve la suerte de estar al lado de Juan Carlos Loyza y Eduardo Tamayo, es una muy buena base ,también saqué enseñanzas de otros arregladores,hasta que ahora estoy siguiendo mi propio camino, trabajando los caballos a mi estilo, y eso me tiene muy contento, Siempre voy a estar dispuesto a superarme como jinete, como arreglador, uno se gana la vida en esto, así que hay que ponerle pasión y hacerlo lo mejor posible. “Cosas todos los años empezaremos con la misma ilusión esperando que nos toque la suerte y se den las cosas bien y sea nuestro año con mi compañero"

¿Qué pasa con el Criadero Relincho? "Mi criadero se llama Los Relinchos nació en Panguipulli, por un amigo que se llama Carlos Mollenahuer, el me regaló un vientre de una de las mejores yeguas del Criadero Nanguil-Los Robles La Estallida, me la traje yo para acá para el norte y le saqué la primera cría con El Plebiscito, El potro con el que salí tercero en Rancagua, y después me regaló una montadel Venenoso ,Don Ricardo Walker y me nació la Yegua vivaracha , a esta le puse El Plebiscito y me dio El Flagelo, que quedó de 3 meses porque la Yegua se murió de un Cólico, yo le regalé el potrillo para su cumpleaños al Patrón Gonzalo Silva, y aquí está listo para correrlo, ojalá le vaya bien porque le tenemos mucho cariño.Hoy tenemos varios caballos criados ,mi señora me acompaña y los disfruta, como también lo harán mis amigos,ya que mi obligación y responsabilidad son los caballos del Criadero Doña Dominga. El año pasado cuando ya teníamos toda la tarea sacada, me autorizaron para correr una collera de mi Criadero, con mi compañero Diego Pacheco, lo pasamos muy bien y nos fue bien también."

La sirena cercana nos dio las doce del día y dejamos a nuestro entrevistado, trabajando y dar por terminada la Jornada matinal, hacer la pausa y seguir en la tarde con la misión de seguir puliendo los mancos del Criadero Doña Dominga, en espera que en lo deportivo se acerquen a los lugares de privilegio del rodeo chileno, un sincero y franco apretón de manos y un sincero hasta luego con los mejores deseos de éxito, con Luis Huenchul Vera, coterráneo, ya que somos de la provincia de Valdivia.

Antes de cerrar la nota destaco el cariño y admiración que Luis Huenchul tiene por el potro Plebiscito, con el que estuvo cerca de lograr la Gloria en La medialuna Monumental en Rancagua, la fe que le tiene al Renuncio, y los buenos recuerdos del Manojo un potro que pintaba para bueno, pero que se murió dejando la interrogante hasta donde habría llegado.