Imprimir

DSC04822Entre las colleras invitadas al Rodeo del Club Valle de Rauco, estuvo el Ex Campeon de Chile de La Rienda en los Ochenta, y es admirable como mantiene su humildad, y pose de auténtico Huaso, que traspaso lo suyo a su hijo con el cual ya lleva una extensa campaña corralera,con presencia en las grandes instancias del Rodeo

Sencillo como aquella vez que llegó a Rancagua con su Manquito a comnperir con los Viejos grandes , y ni siquiera tuvo lugar en las Pesebreras, sin embargo fue Campeón en el Sacristan un manco de muiy buenas Patas y boca.aunque no sello de Raza, se llevó los honores, y ni siquiera ahí su Humilda se transformó en Rabia, porque sólo contó su experiencia a algunos, de como lo pasó para ser Campeón de Chile de la Rienda.Durmió fuera del recinto al lado de su caballo hasta que lo acomodaron como se pudo.

En aquella oportunidad con mi Amigo "Floro" Maulén Q.E.P.D. conocimos su historia y la asimilamos, y le dimos ánimo, sin el afán que se rebelara, porque de repente en el Rodeo, las cosas son así.

Hoy bastantes años después vemos a este Campeón compitriendo con su hijo homónimo, sin cambiar un Apice, sigue siendo el mismo, corre sus propios caballos y como lo señaló a Quinchas c.l. corre con su chiquillo, en forma independiente"Estos feliz xde correr con mi hijo, trabajo mis caballos en Pirque, lo mío es el Transporte y la Crianza, eso me permite correr, de esta manera, sin presiones de ningún tipo. Ahora este Rodeo me gustó mucho, se corrió buen ganado y el ambiente muy bueno, no se nos dieron las cosas, no premiamos, oara otra vez sera" No deja de sor´prender esta filosofía, pero los verdaderos Huasos son así, corren porque les gusta, y si hay que trabajar para hacerl, al mal tiempo buena cara nomás.

Fue muy grato, volver a estrechar su mano después d mucho tiempo, porque a veces la pega no permite cruzarse con personajes de este calibre, ojalá haya muchos com o él para que el Rodeo vuela a ser un deporte de agrado de amigos, y no de una competencia tan feroz, que deja afuera antiguos valores que se están perdiendo con la modernidad.