En medio de una aparente mejoría, pero solapada acción del Coronavirus, cual más cual menos ha sido afectado por informaciones que condicionan nuestra percepcion de la Vida, pero nos llama a que poco a poco vayamos teniendo una posición un poquito mas optimista, pero adoptar una actitud de profundo respeto por nuestros semejantes.

En medio de esta contigencia, quiero comentar dos situaciones, en las que es necesario profundizar, en el respeto por los demás y saber prescindir de ideas politicas, religiosas, y culturales, con el objetivo de aceptar la diversidad y la democracia.

Coincidentemente las dos situaciones tienen relación con dos poliíticos que en su momento les ha correspondido dirigir los destinos de nuestro amado Chile,pero lamentablemente la tolerancia o el respeto no han estado presentes como debería ser en un País como el nuestro.

El primero de ellos fue la Muerte de Bernardino Piñera C., obispo emérito, que desempeñó su apostolado en la Diocesis de Temuco, dejando una huela imborrable, de bonda, amor al próximo y ejemplo del trabajo apostolico, creando una fuerte vocación de servicio en los católicos de los años 50 al 70, entre los que me incluyo, Tio del actual presidente de Chile, Sebastián Piñera E.

Lo conoci, siendo alumno del Colegio Santa Clara de Imperial, y me correspondió el sagrado Sacramento de la Primera Comunión, que dio el Obispo con un gesto de amor Cristiano y mirada protectora, que afirmaron mi Fe Católica. Posteriomente la Confirmación también la recibí de Don Bernardino, en una Ceremonia en la Iglesia Parroquial de Loncoche, otro Hito importante en mi vida.

Su fallecimiento en edad más que centenaria, era como la consecuencia de su paso por esta vida haciendo el bien y cumpliendo con su apostolado religioso, que se coronó con la coordinación de la visita del Papa Juan Pablo ll a Chile.

Sin embargo, sentí una sorda rabia, y una paralizadora pena, al leer en un medio, que destacaba que alguna vez, el Emerito Obispo se vio involucrado en un caso reñido con su labor de Pastor. Aquella persona que quiso mancillar su buen nombre y oscurecer su partida, ojalá el arrepentimiento llegue a su corazón por una  acción  tan carente de humanidad.

El segundo hecho,es la partida de la Madre de la Ex Presidente Bachelet Sra. Angela Jeria Q.E P.D, me siento orgulloso del comportamiento  los chilenos en General, encabezados el por el Presidente Piñera, quién a nombre de todos nosotros dio las condolencias a la Ex presidente por la muerte de su Progenitora, y compañera de vida.

Es reconfortante poder destacar estos dos hechos, porque de alguna manera representan el sentir del chileno común, frente a hechos tan importantes en la vida de las personas. Aprovecho de señalar que el fallecimiento de los dos conocidos personajess de nuestra vida Nacional, den la posibilidad de hacer notar lo importante que es saber respetar y reconocer a nuestros cercanos y detractores,porque así es la Democracia (Luis A. Oyarzún G.)